Esta página contiene desnudos y arte erótico explícito que podrían resultar ofensivos.
Apta sólo para lectores adultos +18


Anne Marie y Jezzabel Avery
Anne Marie

Anne Marie

Alma sensible e ingenua aunque no libre de culpa. Fue expulsada del convento donde se crió por cometer actos impuros con los deditos. Es secuestrada por Avery aprovechando la ocasión y sometida a las más variopintas torturas eróticas que, tal vez por aquello de Estocolmo o porque la verdadera pasión es así de fulminante, acaban por gustarle demasiado.


Anne Marie

Jezzabel Avery

La feroz pirata, terror de los mares y los marineros. Será por su hábil manejo de las armas, por su carencia de corazón (según los hombres) o porque le falta algún tornillo que otro, pero no hay quien se atreva con ella. No se le conocen amantes masculinos, lo que ha generado la leyenda de que se los come cual mantis. En realidad, está entregada en cuerpo y alma a su oficio. Ama el mar, ama a su barco, que sabe otorgarle todos los placeres, y aún le queda sitio en el hueco del pecho para una jovencita sumisa y silenciosa.


Anne Marie

El Teniente

Pobre infeliz secuestrado de la fragata española enviada para dar caza a Avery. Pronto descubre que los métodos de su captora son terribles e infalibles, dignos de su fama. Es un ratoncillo en las garras de una gata cruel y perversa. Ah, pero como al jovenzuelo lo tenían en regimen de castidad, acaba por caer prendado de la inherente feminidad de Anne Marie. Algo bueno saca de su captura... ¿o no?

Anne Marie

Tommy the Hammer

Un buen amigo de Jezzabel, tanto que se atreve a llamarla por su nombre de pila, aunque se cuida bien de tomarse excesivas confianzas. Las razones de su camaradería se conocerán en la próxima serie. De momento, cabe mencionar que es bastante hábil con el puño.


Anne Marie

Monsieur Rouge

Viene a ser el segundo de abordo. No guarda mucha simpatía hacia su capitán pero no está tan loco como para enfrentarse, no hasta que vea una oportunidad clara, que tal vez no llegue porque con alguien como Avery nunca se sabe si es habilidad o suerte pero se libra de todas.


Anne Marie

John

¿Quien no conoce al bucanero John? Un cómic de piratas sin un John ya no sería de piratas. Leal a su capitán, éste sí, mientras sople buen viento. ¿Y lo bien que se lo pasa en cubierta con los regalos de su lider de fechorías?


Anne Marie

El Chico

Puestos a agotar los tópicos, no podía faltar el grumete escuálido y algo insolente. Él es el Chico. Seguramente nadie sepa su nombre verdadero puesto que llevan toda su corta vida llamándole así.



Anne Marie

El Hades

Me dejaba a uno de los protagonistas de la historia... ¡¡El barco!! Se trata de un bergantín de dos palos rápido y ligero como su dueña.



Anne Marie

Janah

Joven exótica y de personalidad vivaracha e inquieta que vive desde hace años en el refugio de Avery: La Hacienda Diablo.
Avery la rescató de un prostíbulo donde la tenían esclavizada desde muy niña satisfaciendo las perversiones de los clientes. Compró su libertad y la acogió como pupila. No le pertenece en el mismo modo de sumisión en que lo hace Anne aunque Janah con gusto aceptaría.

Anne Marie

Chambelán

Pirata anciano y retirado de los abordajes y las pillerías. Se encarga de llevar la Hacienda Diablo cuando Jezzabel está viajando. Es su hombre de mayor confianza y se tienen un gran respeto y aprecio mutuo.
Que no confunda su paso vacilante, su minusvalía de pata de palo, a pirata viejo no llega cualquiera. Y aunque sabe ser serio y eficiente en sus responsabilidades, no murió la chispa caliente en su interior. Es algo verde, no nos engañemos.